La comunicación de crisis y la táctica del Avestruz

Hace unos días publicamos un post con un vídeo muy positivo sobre España y una cara más amable de la crisis.

Hoy os dejo con una visión bastante diferente de la misma situación española. La que desgraciadamente es más habitual encontrar en los medios. La de las miserias y la cruda realidad diaria de las familias menos pudientes.

En este post mi intención no es hablar de la crisis española, ni de su profundidad e injusticia de quienes la están padeciendo de una forma más cruel. Sino que he utilizado este ejemplo tan claro, para hablar del concepto de “Comunicación de crisis” en las PYMES.

Un ejemplo que nos sirve para comprender la necesidad de hacer una buena comunicación cuando en nuestra empresa se nos plantea un problema gordo y que nos puede llevar a la ruina.

Gestionar bien la comunicación del problema puede ser una tabla de salvación.

Aquí vemos como la comunicación puede hacer levantar o dejar caer una misma realidad. Cómo un mensaje puede ser positivo e incitar al ánimo o como puede reflejar una cruda realidad de la que es posible que algunos no sean conscientes.

En ambos casos, se habla de la realidad, de crisis. Entonces ¿Cual es la real? La real es la que nosotros queramos creer. Por eso es tan importante que las empresas comuniquen. Porque solo si hacen comunicación podrán transmitir su realidad. La que quieren transmitir a la sociedad y la que quieren que la sociedad perciba de ellos.

La marca “España” está realmente dañada y esto nos afecta a todos. Los responsables de la comunicación de “España” han decidido dejar que otros hablen por ellos, no han trazado una estrategia de comunicación de crisis, como suelen tener las grandes empresas.

Si dejamos que otros hablen de nosotros, dejaremos que den su versión de la realidad, por eso hay que contraatacar con una comunicación corporativa.

Los errores que suelen darse ante una comunicación de crisis:

1. NEGAR QUE HAY UN PROBLEMA

2. DEFENDERSE ATACANDO A QUIEN NOS HABLA DE NUESTRO PROBLEMA

3. CERRAR LOS CANALES DE COMUNICACIÓN CON NUESTRA EMPRESA

4. NO CONTAR CON NUESTROS TRABAJADORES

5. NO DAR NUESTRO PUNTO DE VISTA SOBRE EL PROBLEMA

6. NO BUSCAR UNA SOLUCIÓN AL PROBLEMA Y COMUNICARLO

7. NO SABER HACIA DONDE QUIERO IR MIENTRAS SOLUCIONO EL PROBLEMA

Estas cosas que parecen tan sencillas para algunos y tan complicadas para otros, no se trata más que de seguir unos criterios de sentido común, en el caso de que queramos continuar con nuestra empresa o seguir trabajando como profesional en el sector.

Estas cosas parece que atañen sólo a las grandes empresas, pero no es cierto. Las PYMES también tienen problemas que deben atacar. No obstante la técnica de comunicación de crisis más utilizada por todas es la del Avestruz, donde esconder la cabeza y esperar a que pase solo el problema, es lo peor que se puede hacer. Siempre y cuando quieras continuar trabajando.

Os invito a traer reflexiones de profesionales que hayan hablado de la marca “España” y que analicemos cual consideramos que sería la mejor estrategia para que salga lo menos dañada posible. Todos podemos aportar nuestro granito de arena y empezar una espiral de cambio para este país, que tanta falta nos hace.

Enlace al reportaje sobre la crisis española en The NewYork Times:

http://www.nytimes.com/slideshow/2012/09/24/world/europe/20120925-SPAIN.html?smid=fb-share#1

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *